lunes, 29 de octubre de 2012

Y desafiar a Lucifer, de visitante...

Soy así, cariñosa a veces, a veces no.

Ser cariñosa no significa que me quiera casar y tener hijos, o ponerme de novia.
Solo significa que estoy cómoda, que la estoy pasando bien y que lo volvería a repetir.

No sé porque prefieren que sea antipática, amarga, agreta, que los esquive, que los eche, no me da miedo hacerlo.
Si la estamos pasando bien, si la estas pasando bien.

Pero no.
Recordalo,
Convencete,
Asimilalo,
Hacete cargo,

Qué es lo que no da? Sabes que es, pero no te interesa. Porqué hay cosas que van más allá de un vínculo. Y no sos boluda, sabes diferenciar, sabes no mezclar las cosas... Por ahí lo que no da seas vos misma, y ese ya es otro tema... por el que no podes hacer nada.

Dos palabras que detesto. Detesto que me las digan.
Porque lo pensas antes, o te haces cargo, pero no lo negás... porque volver de ahí, es complejo. 

Lo predecible, es tan lindo y tan odioso a la vez. Porque sabes que va a pasar... sabes que vas a terminar viendote, que no vas a dormir, que después no va a dar para nada.
Lo que no sabes, es que la vas a pasar bien, es que te va a tratar como te gusta, es que te va a hacer sentir cómoda y vos misma. Y ahí, es cuando lo complejo se vuelve simple. Ahí es cuando dejas de pensar en lo que da o no da, para sentirte bien. Pero no voy a mentir, yo también pensaba eso, y un millón de cosas peores.

Y odias eso. Odias sentirte así, porque ahora ya fue. Y todo eso te lo vas a meter en el culo.

Y preferís no sentir nada.

Aunque lo que sentís solo sean ganas de conocer más, de volver a verlo, de confirmar que te podes sentir igual de cómoda, de que te podes volver a reír igual que en ese momento.

Aunque tenga las de perder...

1 comentario:

Karina Salazar dijo...

Ah no si habré tenido ese sentimiento!!! Es odioso realmente...detesto tb el no da!

Besito enorme!